Terapia con anticuerpos podría rejuvenecer el sistema inmune

Una terapia con anticuerpos, descrita en la revista Nature, ha logrado rejuvenecer el sistema inmune en ratones de avanzada edad. Investigadores creen que será viable en humanos una vez supere estudios preclínicos y clínicos.

A medida que las personas envejecen el sistema inmune se debilita y hay dificultades para combatir enfermedades y virus.

El deterioro del sistema inmune

La causa está en las células hematopoyéticas o células madre adultas, encargadas de producir linfocitos, que defienden el cuerpo ante cualquier nueva amenaza (inmunidad adaptativa), y células mieloides, que responden con inflación ante los patógenos (inmunidad innata). 

Un investigador de la Universidad de Stanford, Irving Weissman, uno de los autores del presente estudio, aisló estas células madre adultas en ratones y humanos a finales de los años ochenta.

Sus investigaciones mostraron cómo en la última etapa de la vida, la producción de linfocitos y células mieloides se desequilibra. Decae la creación de linfocitos, y con ella la capacidad de reacción ante virus y bacterias. Sube la de células mieloides, que acaban con cualquier célula desconocida mediante respuestas inflamatorias.

Esta inflamación supone un problema cuando se desencadena de forma inadecuada o en exceso, como ocurre con el envejecimiento. Cuando las personas experimentan una especie de inflación crónica por la abundancia de producción de células mieloides en detrimento de los linfocitos.

Al principio de la historia de la humanidad, cuando la gente convivía con los mismos patógenos toda su vida, producir menos linfocitos en no era un gran problema. Sin embargo, ahora que la movilidad favorece la continua aparición de virus y bacterias desconocidos, si lo es.

Un sistema inmune más joven

Los investigadores se preguntaron si es posible mantener un sistema inmune más joven, disminuyendo las células madre adultas de tendencia mieloide y aumentando las más equilibradas que producen linfocitos. Los experimentos con ratones han confirmado que sí.

Trataron roedores de entre 18 y 24 meses de edad (equivalentes a más de 70 años en humanos) con un anticuerpo dirigido a destruir células madre adultas de tendencia mieloide y a sustituirlas por otras con más presencia de linfocitos.

El tratamiento redujo algunas consecuencias negativas, como la inflamación que puede surgir cuando un sistema inmunitario envejecido enfrenta un nuevo patógeno.

Dos meses después se vacunó a los ratones tratados contra un virus que no habían enfrentado antes, vieron cómo sus sistemas inmunitarios respondieron mejor que los de los animales sin tratar. Cuatro meses después de la terapia, los ratones con un sistema inmunitario rejuvenecido, desarrollaron una mejor respuesta frente a un virus contra el que habían sido previamente vacunados.

Similitud con los humanos

Los investigadores han demostrado que las células madre adultas de ratón y las humanas son bastante similares. Haciendo posible utilizar algún día una técnica similar al sistema inmunitario humano envejecido. Logrando que las personas sean menos vulnerables a nuevas infecciones y presenten una mejor respuesta a la vacunación en edades avanzadas.

«Creemos que este estudio da los primeros pasos para aplicar esta estrategia en humanos. Si podemos revitalizar el sistema inmunitario humano envejecido como hicimos en ratones, podría salvar vidas cuando venga la próxima pandemia», afirma Ross Myers. 

Óscar de la Calle-Martín recuerda que el incremento en el número de células mieloides en pacientes de edad avanzada reduce la supervivencia en enfermedades asociadas a la edad.

«Equilibrar la producción de estas células puede ayudar al tratamiento de enfermedades como la ateroesclerosis, enfermedades neurodegenerativas, la osteoporosis o el cáncer”.

Los investigadores médicos, Yasar Arfat Kasu y Robert Signer  advierten que el aumento de la producción de linfocitos en los adultos mayores podría aumentar el riesgo de crecimiento tumoral (como la leucemia)..

«La carga de un mayor riesgo de leucemia linfoide podría verse compensada por la mayor protección frente a infecciones y el menor riesgo de otros cánceres si existiera una vigilancia inmunológica mayor con terapias como esta».

Fuente: EFE

Web | + posts