Descubren nuevos circuitos intestino-cerebro para los antojos de azúcar y grasas

Comprender por qué comemos en exceso alimentos poco saludables ha sido un misterio de larga data. Si bien sabemos que el fuerte poder de los alimentos influye en nuestras elecciones, los circuitos precisos de nuestro cerebro detrás de esto no están claros. El nervio vago envía información sensorial interna desde el intestino al cerebro sobre el valor nutricional de los alimentos. Pero la base molecular de la recompensa en el cerebro asociada con lo que comemos no se ha entendido completamente.

Un estudio publicado en Cell Metabolism , por un equipo del Monell Chemical Senses Center, desentraña el cableado neuronal interno, revelando vías separadas para el ansia de grasa y azúcar, así como un resultado preocupante: la combinación excesiva de estas vías desencadena nuestro deseo de comer más de lo habitual. .

“La comida es el refuerzo definitivo de la naturaleza”, afirmó el científico de Monell Guillaume de Lartigue, Ph.D., autor principal del estudio. “Pero ha sido un enigma por qué las grasas y los azúcares son particularmente atractivos. Ahora hemos identificado que las células nerviosas en el intestino, en lugar de las células gustativas en la boca, son un factor clave. Descubrimos que las grasas y los azúcares reclutan vías distintas entre el intestino y el cerebro . , explicando por qué ese donut puede ser tan irresistible.”

En última instancia, esta investigación proporciona información sobre qué controla la conducta alimentaria “motivada”, lo que sugiere que un deseo interno subconsciente de consumir una dieta rica en grasas y azúcar tiene el potencial de contrarrestar los esfuerzos por hacer dieta.

El equipo utilizó tecnología de vanguardia para manipular directamente las neuronas de grasa o azúcar en el sistema nervioso vago y demostró que ambos tipos de neuronas provocan una liberación de dopamina en el centro de recompensa del cerebro en ratones.

Descubrieron dos vías del nervio vago dedicadas: una para las grasas y otra para los azúcares. Estos circuitos, que se originan en el intestino, transmiten información sobre lo que hemos comido al cerebro, preparando el terreno para los antojos.

Para determinar cómo las grasas y los azúcares afectan al cerebro, el equipo estimuló los nervios vagos intestinales con luz. Esto, a su vez, indujo a los ratones a buscar activamente estímulos, en este caso comida, que activaran estos circuitos.

Los resultados indicaron que el azúcar y la grasa son detectados por neuronas discretas del nervio vago y activan circuitos de recompensa paralelos pero distintos para controlar el refuerzo de nutrientes específicos.

Pero la historia no termina ahí. El equipo también descubrió que la activación simultánea de los circuitos de grasas y azúcares crea una poderosa sinergia. “Es como un doble golpe al sistema de recompensa del cerebro”, dijo de Lartigue. “Incluso si el total de calorías consumidas en azúcar y grasas sigue siendo el mismo, la combinación de grasas y azúcares conduce a una liberación significativamente mayor de dopamina y, en última instancia, a comer en exceso en los ratones”.

Este hallazgo arroja luz sobre por qué hacer dieta puede ser tan desafiante. Los cerebros humanos pueden estar sutilmente programados para buscar combinaciones ricas en grasas y azúcares , independientemente de los esfuerzos conscientes por resistirse.

“La comunicación entre nuestro intestino y nuestro cerebro ocurre por debajo del nivel de conciencia”, dijo de Lartigue. “Es posible que tengamos antojos de este tipo de alimentos sin siquiera darnos cuenta”.

El equipo predice que esta línea de investigación ofrece esperanzas para el desarrollo futuro de estrategias y tratamientos contra la obesidad. Dirigirse y regular los circuitos de recompensa intestino-cerebro podría ofrecer un enfoque novedoso para frenar los hábitos alimentarios poco saludables.

“Comprender el diagrama de cableado de nuestra motivación innata para consumir grasas y azúcares es el primer paso para reconfigurarlo”, dijo de Lartigue. “Esta investigación abre posibilidades interesantes para intervenciones personalizadas que podrían ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables, incluso cuando se enfrentan a golosinas tentadoras”.

Fuente: medicalxpress.com

Web | + posts