Prepara este postre que solo lleva 2 ingredientes y está listo en pocos minutos

La repostería, con sus elaborados pasteles y exquisitas creaciones, a menudo parece un mundo reservado para los chefs más experimentados. Sin embargo, a veces, la belleza de un postre radica en su simplicidad.

En este artículo, te presentaremos un postre que te dejará maravillado, y lo mejor de todo es que solo necesitas dos ingredientes para crearlo. 

Olvídate de las recetas complicadas que parecen requerir una lista interminable de ingredientes y aventúrate en la deliciosa simplicidad de este postre. Descubre cómo crear un dulce que se deshace en tu boca y sorprende a todos con tu destreza en la cocina.

LA MAGIA DE LA REPOSTERÍA ESPAÑOLA: NATILLAS, FLANES Y MÁS

La repostería española es famosa por su elegancia y sabor inigualable. Desde las clásicas natillas hasta los elaborados flanes, cada postre es un festín de sabores y delicadeza que conquista los paladares más exigentes.Pero, ¿qué sucede cuando deseas algo igual de delicioso pero aún más fácil de preparar?

Este postre es la respuesta, ya que, además de su simplicidad, solo requiere dos ingredientes: huevos y azúcar. Sorprendentemente, solo necesitarás las claras de huevo, por lo que las yemas pueden guardarse para otra receta. Acompáñanos en este viaje culinario y aprende a preparar este postre único.

LOS INGREDIENTES Y SUS PROPORCIONES EXACTAS

Para este postre, solo necesitas dos ingredientes esenciales: 8 claras de huevo, 1 y ½ taza de azúcar para el caramelo y 60 gramos de azúcar para la mezcla. La simplicidad de esta lista de ingredientes es asombrosa, y lo mejor de todo es que las proporciones son muy razonables. Además de ser delicioso, este postre es sumamente económico, lo que lo convierte en una opción perfecta para cualquier ocasión.

SELECCIONANDO EL MOLDE ADECUADO

Para este postre, puedes elegir el molde que mejor se adapte a tus preferencias. Lo único que debes tener en cuenta es que el molde sea apto para horno, ya que la cocción se realiza a baño maría en el horno.

Con las cantidades de ingredientes que mencionamos, un molde de aproximadamente 24 a 26 centímetros será perfecto. La forma del molde es flexible y puede ser la que más te guste o simplemente la que tengas a mano.Una vez que hayas seleccionado tu molde, precalienta el horno a 160 °C para comenzar la preparación de este delicioso postre.

EL ARTE DEL CARAMELO

El primer paso para crear este postre es preparar el caramelo. Para hacerlo, coloca una taza y media de azúcar en una olla o sartén. Enciende el fuego a una temperatura media para evitar que el azúcar se queme demasiado rápido, lo que podría arruinar el resultado final.

Utiliza una sartén amplia para que el azúcar comience a derretirse de manera uniforme, lo que facilitará la preparación. Deja que el azúcar se derrita sin tocarlo hasta que comiences a ver que se derrite en uno de los bordes.

Cuando esto suceda, toma una cuchara de madera y comienza a remover el azúcar para facilitar el proceso de formación del caramelo. Continúa removiendo hasta que todo el azúcar se haya derretido completamente.

El caramelo debe adquirir un hermoso color dorado, pero ten en cuenta que debes evitar que se queme, ya que esto le daría un sabor amargo. Cuando hayas logrado el color dorado perfecto, retira el caramelo del fuego para avanzar en la preparación del postre.

PREPARANDO EL MOLDE PARA EL POSTRE DE 2 INGREDIENTES

Una vez que hayas alcanzado el punto de cocción perfecto para el caramelo, es hora de preparar el molde para el postre. Vierte el caramelo con cuidado en el molde que hayas elegido. Para evitar quemaduras, usa guantes o un paño, ya que el caramelo estará muy caliente. Después de verter el caramelo, mueve el molde ligeramente para que el caramelo se distribuya uniformemente en el fondo.

CREANDO LA MEZCLA PERFECTA

El siguiente paso es la preparación de la mezcla. Coloca las 8 claras de huevo en un bol lo suficientemente grande como para batirlas cómodamente. Utiliza un batidor eléctrico y comienza a batir las claras hasta que comiencen a espumar. A medida que tomen cuerpo, agrega gradualmente los 60 gramos de azúcar.

Incorpora el azúcar poco a poco mientras continúas batiendo hasta que las claras estén perfectamente montadas. Deben adquirir una consistencia firme y espumosa. Esta mezcla será la base de tu postre y le dará esa textura inigualable que se deshace en la boca.

LA COCCIÓN PERFECTA PARA UN POSTRE DE ENSUEÑO

Debido a la delicadeza de este postre, la cocción debe llevarse a cabo a baño maría. Para hacerlo, necesitarás una bandeja grande donde puedas verter agua caliente. Coloca el molde con la mezcla de claras de huevo y azúcar en la bandeja y hornea durante 30 a 35 minutos en un horno precalentado a 160 °C.

EL DESMOLDADO Y LA DEGUSTACIÓN

Una vez que haya transcurrido el tiempo de cocción, notarás que el postre ha subido significativamente en el molde. Deja que repose y observarás cómo se contrae lentamente. Cuando termine de contraerse, se verá más compacto. En este momento, pasa un cuchillo o una espátula por los bordes del postre.

Coloca un plato encima del molde y con cuidado, da la vuelta para desmoldar el postre. Este postre tendrá la apariencia de un delicioso pastel, pero con una textura excepcionalmente suave y esponjosa. Al cortarlo, notarás cómo se deshace en la boca, una experiencia verdaderamente deliciosa.

Este postre es apto para todos en el hogar y puede prepararse en cualquier momento. La simplicidad de la receta y la facilidad de obtención de los ingredientes hacen que sea una elección perfecta para cualquier ocasión. Sorprende a tus seres queridos con este dulce que desafía la complejidad de la repostería y demuestra que la belleza a veces se encuentra en lo más simple.

CELEBRANDO LA ELEGANCIA DE LA SIMPLICIDAD

La repostería no tiene por qué ser complicada para ser deliciosa, y este postre de dos ingredientes es un testimonio de ello. La combinación de claras de huevo y azúcar crea un dulce que deleitará a todos los amantes de los postres.

Su suavidad y sabor inigualables te harán sentir como un maestro pastelero, y la mejor parte es que no necesitas una lista interminable de ingredientes. Prepáralo en cualquier momento y economiza sin sacrificar el sabor.

La belleza de la repostería a veces se encuentra en la simplicidad, y este postre es la prueba perfecta. ¡Disfruta de este postre único y delicioso que te hará sentir como un auténtico chef pastelero!

Fuente: cotilleo.es

Web | + posts