Identifican por primera vez células madre en el timo

Investigadores del Instituto Francis Crick, en Reino Unido, han identificado por primera vez células madre en el timo humano, que representan una nueva diana potencial para entender las enfermedades inmunitarias y el cáncer y cómo reforzar el sistema inmunitario, según publican en la revista ‘Developmental Cell’.

El timo es una glándula situada en la parte anterior del tórax, el lugar donde sus células, los timocitos, maduran hasta convertirse en linfocitos T, células inmunitarias especializadas cruciales para combatir enfermedades. El timo tiene una estructura tridimensional única y compleja, que incluye un epitelio (un revestimiento de células capaces de guiar la maduración de las células T) que forma una malla a lo largo de todo el órgano y alrededor de los timocitos.

Como es relativamente inaccesible y se encoge con la edad –y porque su función se descubrió hace sólo unas décadas–, sólo se le ha investigado durante un corto periodo de tiempo en comparación con otros órganos. Hasta ahora, los científicos creían que no contenía células madre epiteliales “verdaderas”, sino sólo progenitoras surgidas en el desarrollo fetal.

Sin embargo, estos hallazgos muestran por primera vez la presencia de células madre autorrenovables, que dan lugar a las células epiteliales tímicas que instruyen a los timocitos para convertirse en células T. Esto sugiere que el timo desempeña una importante función regenerativa más allá de la infancia, que podría aprovecharse para reforzar el sistema inmunitario.

En el curso de sus experimentos, los investigadores examinaron estas células madre a partir de la expresión de proteínas específicas en el timo humano. Identificaron nichos de células madre (zonas donde se agrupan las células madre) en dos lugares del timo: debajo de la cápsula del órgano, o capa externa, y alrededor de los vasos sanguíneos de la médula, la parte central.

Demostraron que las células madre tímicas contribuyen al entorno produciendo proteínas de la matriz extracelular, que funciona como su propio sistema de soporte.

Mediante el uso de técnicas de última generación para cartografiar la expresión génica en células individuales y secciones de tejido, descubrieron que estas células madre, denominadas células de la poliqueratina, expresan una variedad de genes que les permiten dar lugar a muchos tipos celulares que antes no se consideraba que tuvieran un origen común. Pueden convertirse en células epiteliales, musculares y neuroendocrinas, lo que pone de relieve la importancia del timo en la regulación hormonal.

Los investigadores aislaron células madre de la poliqueratina en una placa y pudieron demostrar que las células madre del timo pueden expandirse ampliamente. Demostraron que todas las células complejas del epitelio del timo podían producirse a partir de una sola célula madre, lo que pone de relieve un potencial regenerativo notable y aún sin explotar.

Roberta Ragazzini, investigadora postdoctoral asociada en el Crick y la UCL, y primera autora, reconoce que “eesulta paradójico que las células madre del timo, un órgano que se reduce de tamaño a medida que envejecemos, se regeneren tanto como las de la piel, un órgano que se reemplaza a sí mismo cada tres semanas. El hecho de que las células madre den lugar a tantos tipos celulares diferentes apunta a funciones más fundamentales del timo en la edad adulta”.

Se sabe que la actividad del timo está estrechamente regulada en la edad adulta, proporcionando suficiente apoyo inmunitario para combatir las infecciones, pero sin excederse hasta el punto de atacar a las propias células del organismo. Sin embargo, en algunas personas, el timo no funciona correctamente o su sistema inmunitario tiene una capacidad reducida. Los hallazgos de hoy sugieren que, en estos casos, podría ser útil estimular las células madre para hacer crecer de nuevo el timo y rejuvenecer su sistema inmunitario.

Paola Bonfanti, jefa de grupo del Laboratorio de Biología de Células Madre Epiteliales y Medicina Regenerativa del Crick, destaca que “esta investigación supone un cambio fundamental en nuestra comprensión de por qué tenemos un timo capaz de regenerarse. Estimular el timo para que produzca más células T tiene muchas implicaciones importantes, como ayudar al sistema inmunitario a responder a las vacunas en los ancianos o mejorar la respuesta inmunitaria al cáncer”.

Los investigadores estudiarán a continuación las propiedades de las células madre del timo a lo largo de la vida y cómo manipularlas para posibles terapias.

Fuente: infosalus.com

Web | + posts