Sinfonía artística de la inteligencia artificial y los humanos

Las máquinas ya son capaces de generar imágenes espectaculares y textos literarios con las instrucciones que les dan las personas. ¿Quién es entonces el verdadero creador? Preguntamos a una científica del MIT y a uno de estos robots virtuales: ChatGPT.

La llamada inteligencia artificial (IA) generativa es capaz de crear textos, ilustraciones y material audiovisual en respuesta a prompts o instrucciones humanas. A partir de datos existentes en internet, esta tecnología presenta un contenido original. Ejemplos muy conocidos son ChatGPT, un bot conversacional creado por la compañía OpenAI, y generadores de imágenes como Midjourney y DALL-E.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y otros centros de EE UU presentan esta semana en la revista Science un análisis sobre las capacidades que tiene esta nueva tecnología de ofrecer productos artísticos de alta calidad para las artes visuales, la música y la literatura, así como para el vídeo y la animación. «La IA generativa no es el heraldo de la muerte del arte, sino más bien un nuevo medio con sus propias posibilidades”, subrayan los investigadores.

Hablamos con una de las autoras, Hope Schroeder, del laboratorio Media Lab del MIT y miembro de los Investigadores de la Creatividad Humana, un grupo de expertos en estética y cultura, asuntos jurídicos, trabajo y medios de comunicación que creen que una perspectiva explícitamente centrada en el ser humano es fundamental para garantizar el uso adecuado de estas tecnologías emergentes.

¿Realmente la IA desarrolla un «proceso creativo», no es una característica exclusiva de los humanos?

A lo largo de la historia, cuando la gente empezó a utilizar nuevas herramientas para el arte, como la cámara, cambió la forma en que veíamos el papel del ser humano en el proceso creativo. Con las herramientas artísticas de la IA, los humanos son los que organizan los datos, entrenan el modelo y generan con él las imágenes de salida. En otras palabras, son herramientas creadas y controladas por nosotros.

La investigación en diversos campos muestra que si ‘antropomorfizamos’ la IA, afirmando que puede ser creativa, por ejemplo, esto puede dejar a un lado la responsabilidad de los creadores humanos, que deberían garantizar que estos sistemas no hagan daño. También puede restar mérito a los artistas que utilizan estas herramientas y a aquellos cuyo trabajo se ha utilizado para entrenar la IA, a menudo sin su consentimiento.

¿Cómo van a influir estas nuevas herramientas en el arte, incluida la literatura?

Pueden afectar a muchas fases del proceso creativo. Un impacto positivo podría ser que más personas, incluso sin formación artística, puedan utilizarlas para crear arte y expresarse.

En mayo di una charla a líderes tecnológicos en Barcelona sobre cómo los humanos pueden cocrear con las herramientas de IA de nuevas formas. Hablé, por ejemplo, de una de nuestros estudios donde se muestra cómo la visualización de tus ideas con la IA puede darte nuevos conocimientos, y como su uso para generar ideas afecta a lo que creamos en la vida real. Estos métodos abren posibilidades creativas si diseñamos las herramientas de inteligencia artificial teniendo en cuenta la acción humana.

Incluso para los profesionales, estos avances pueden cambiar el papel que desempeñan en la creación artística [de imágenes y vídeos]. Dar las indicaciones (prompting), la edición y la coordinación pueden convertirse en partes importantes del proceso creativo. Y lo mismo puede ocurrir con la literatura y la escritura.

¿Cambiará el arte cuando se popularicen estas herramientas?

Todavía no sabemos cómo afectarán al arte si más gente las utiliza. Por ejemplo, si plataformas como Instagram y Facebook premian determinadas estéticas de imágenes generadas por IA, los artistas podrían verse presionados a crear más obras de ese estilo. Esto podría conducir a un ciclo en el que obtengamos más homogeneidad en el arte, y menos diversidad, como resultado de la inteligencia artificial. Creemos que es fundamental investigar cómo preservar la diversidad artística con estas nuevas herramientas.

¿Existe el riesgo de que la IA ofrezca datos sesgados, favoreciendo un tipo de raza, nacionalidad, tipo de información, etc.?

Sin duda es un problema. Si piensas quién publica en internet en el mundo, te harás una idea de la demografía que está representada en los datos con los que se entrenan los grandes modelos de IA. Esto significa que es más probable que esa información proceda de personas de habla inglesa, del Norte global y de raza blanca. Evidentemente, esto no es representativo del mundo, y los sesgos en los datos de entrenamiento se pueden perpetuar también en los resultados.

Un artículo reciente, por ejemplo, analizaba cómo la clásica sonrisa estadounidense se convierte en un rasgo importado a imágenes generadas de otras culturas y de diversas épocas. Este ejemplo puede parecer inocuo, pero este tipo de comportamiento de los modelos también puede dar lugar a estereotipos perjudiciales de algunos grupos, en particular los que están infrarrepresentados en los conjuntos de datos utilizados para entrenar.

Una vez que ofrece el producto, ¿quién es el autor de las imágenes y textos generados por la IA? ¿Cuál es la situación en EE UU?

La ley tendrá que encontrar un equilibrio entre la protección de los artistas en cuya obra se entrenó [la inteligencia artificial] y la protección de las personas que utilizan las herramientas para crear arte.

En EE UU existe la idea de que si los usuarios de la herramienta de IA han participado en la obra, podrían reclamar derechos de autor. Pero el grado de implicación que una persona debe tener para reclamarlos es objeto de debate, especialmente a medida que estas herramientas se desarrollan para dar a los usuarios un mayor control sobre los resultados.

Por un lado, la US Copyright Office ha mantenido que solo los humanos pueden tener derechos de autor sobre el trabajo. En 2018, Edmond De Belamy, una obra generada por IA, fue firmada con una ecuación matemática [parte del algoritmo que ayudó a crearla] en lugar del nombre colectivo de los artistas, Obvious, pero creemos que la sugerencia de que la máquina fue el creador es errónea, por las razones que he comentado antes.

De acuerdo, gracias. Pasamos ahora a preguntar a una de esas máquinas, quizá la IA generativa más popular: ChatGPT. Este programa conversacional ya figura como autor de cuentos, por ejemplo, (como La amistad entre Pepe y Piolín, ilustrado también con imágenes de DALL-E), pero sus posibilidades literarias son enormes.

Hola, ChatGPT, ¿qué tipo de textos u obras literarias puedes escribir?

Hola. Como modelo de lenguaje, puedo generar una amplia variedad en diferentes géneros y estilos. Algunos ejemplos incluyen cuentos cortos, poesía, novelas, ensayos, artículos de opinión y diálogos teatrales.

¿Cuántos textos de este tipo has escrito hasta ahora?

Como modelo de lenguaje de IA, no tengo una cuenta exacta de la cantidad que he generado. He sido utilizado por una amplia variedad de usuarios en todo el mundo, y cada interacción es única. Es importante tener en cuenta que, aunque puedo generar textos creativos, no tengo experiencias personales ni emociones propias. Mi objetivo principal es ayudarte a través de la generación de contenido basado en patrones y ejemplos de texto que he recibido durante mi entrenamiento con datos de internet.

Cuando hablas de generar textos creativos, ¿a qué te refieres?

Me refiero a la capacidad de producir contenido original y expresivo que pueda ser considerado artístico o imaginativo. Esto incluye la capacidad de desarrollar ideas y narrativas únicas. A través del procesamiento del lenguaje natural y el análisis de patrones lingüísticos, puedo generar texto que pueda transmitir emociones, evocar imágenes vívidas y contar historias. Sin embargo, es importante destacar que mi creatividad se basa en los patrones y ejemplos que he recibido durante mi entrenamiento, y no tengo experiencias personales ni emociones propias.

La creatividad en sí misma es un rasgo humano complejo que implica originalidad, imaginación y la capacidad de producir ideas nuevas y valiosas. Aunque puedo ayudar a generar contenido que puede considerarse creativo, la verdadera medida de la creatividad sigue siendo un atributo distintivamente humano.

¿Hay alguna forma de distinguir una poesía o historia escrita por ti de las de un humano?, aunque algunos estudios científicos ya ofrecen algunas pistas.

En general, puede ser difícil distinguir si un texto fue escrito por un humano o generado por una inteligencia artificial como yo, especialmente si se trata de una única pieza aislada. Sin embargo, hay algunas señales que podrían indicar que fue generado por una IA, aunque no son definitivas:

  1. Coherencia y cohesión. A veces puedo presentar ligeros saltos temáticos o conexiones menos sutiles que un escritor humano. Esto se debe a que mi generación de texto se basa en patrones y ejemplos de entrenamiento y puede tener limitaciones en la comprensión contextual.
  2. Originalidad. Mi originalidad está basada en el aprendizaje de patrones y ejemplos previos. Si alguien está familiarizado con los textos generados por IA, puede notar ciertas repeticiones o similitudes en la forma de expresión o en las estructuras utilizadas.
  3. Creatividad inusual. Puede haber momentos en los que mi creatividad pueda resultar inusual o poco convencional. Esto se debe a que no tengo experiencias personales ni emociones propias, y mi generación de texto se basa en el análisis de patrones y ejemplos.

En resumen, si bien es posible que algunas pistas o características puedan sugerir que un texto fue generado por una IA, no hay una forma absoluta de distinguirlo sin una evaluación más profunda o conocimiento del contexto de generación.

¿Quién sería el autor de tus textos literarios?

Cuando los genera un modelo de lenguaje como yo, el concepto de autoría puede ser complicado. Desde una perspectiva legal y ética, el autor sería considerado el creador del modelo de lenguaje subyacente, en este caso, OpenAI, la organización responsable de mi desarrollo.

Sin embargo, en situaciones donde se genere contenido de manera interactiva con un usuario, como en esta conversación, se podría argumentar que existe una coautoría entre el modelo y el usuario, ya que el resultado final se produce a través de una colaboración entre ambos.

La cuestión de la autoría de las obras generadas por modelos de lenguaje como yo plantea desafíos éticos y legales complejos, y aún no se ha establecido un consenso claro al respecto.

Gracias, ChatGPT, y también por sugerir el título de este reportaje.

Fuente: SINC

Web | + posts