La fecundación in vitro es más exitosa si los óvulos se recolectan en verano o en horas de sol

La época del año en que se recolectan los óvulos de los ovarios de las mujeres durante el tratamiento de fertilidad de fecundación in vitro (FIV) marca la diferencia en las tasas de nacidos vivos, siendo mayor en verano o en los días de sol que en otoño, según una nueva investigación publicada en la revista científica ‘Human Reproduction’.

Un grupo de investigadores en Australia ha descubierto que la transferencia de embriones congelados y luego descongelados a úteros de mujeres a partir de óvulos recolectados en el verano resultó en un 30 por ciento más de probabilidades de que los bebés nacieran vivos, que si los óvulos se hubieran recuperado en otoño.

«Nuestro estudio sugiere que las mejores condiciones para los nacimientos vivos parecen estar asociadas con el verano y el aumento de las horas de sol el día de la recuperación de los óvulos», declara el autor del estudio, obstetra, ginecólogo y Fellow en Endocrinología Reproductiva e Infertilidad en Fertility Specialists of Western Australia, City Fertility Centre y el King Edward Memorial Hospital en Perth de Australia, el doctor Sebastian Leathersich.

El doctor explica que, en el estudio, «si se recolectaron en otoño fueron 26 nacimientos por cada 100 personas, pero si se recolectaron en verano fueron 31 nacimientos por cada 100 personas».

Esta mejora en las tasas de natalidad se observó independientemente de cuándo se transfirieron finalmente los embriones a los úteros de las mujeres.

Los investigadores también encontraron un aumento del 28 por ciento en las posibilidades de un nacimiento vivo entre las mujeres a las que se les recolectaron óvulos durante los días con más sol en comparación con los días con menos sol.

Hasta ahora, ha habido hallazgos contradictorios sobre los efectos de las estaciones en los embarazos y las tasas de nacidos vivos después de la recolección de óvulos y la congelación de embriones.

«En estos días, muchos embriones se ‘congelan’ y luego se transfieren en una fecha posterior. Nos dimos cuenta de que esto nos brindaba la oportunidad de explorar el impacto del medio ambiente en el desarrollo del óvulo y en el embarazo temprano por separado mediante el análisis de las condiciones en el momento de la recolección del óvulo independientemente de las condiciones en el momento de la transferencia del embrión», afirma el doctor Leathersich.

El doctor Leathersich y sus colegas analizaron los resultados de todas las transferencias de embriones congelados realizadas en una sola clínica en Perth (Australia) durante un período de ocho años, desde enero de 2013 hasta diciembre de 2021. Durante este tiempo hubo 3.659 transferencias de embriones congelados con embriones generados a partir de 2.155 ciclos de fecundación in vitro en 1.835 pacientes. Faltaba información sobre los resultados de dos transferencias de embriones congelados, por lo que se excluyeron, dejando 3.657 para el análisis.

Los investigadores observaron los resultados de los nacimientos según la estación, las temperaturas y la cantidad real de horas de sol brillante (en lugar de calcular las horas desde el amanecer hasta el atardecer). Crearon tres grupos para la duración de la insolación en los días en que se recolectaron los huevos: días de insolación baja (0 a 7,6 horas de insolación), días de insolación media (7,7 a 10,6 horas) y días de insolación alta (10,7 a 13,3 horas).

«Cuando observamos específicamente la duración de la luz solar alrededor del momento en que se recolectaron los huevos, vimos un aumento similar al observado para la recolección de huevos durante el verano», asegura el doctor Leathersich.

«La tasa de nacidos vivos después de una transferencia de embriones congelados de un óvulo que se recolectó en un día con menos horas de sol fue del 25,8 por ciento; esto aumentó al 30,4 por ciento cuando el embrión provenía de un óvulo que se recolectó en los días con más horas de sol. Cuando tuvimos en cuenta la temporada y las condiciones el día de la transferencia de embriones, se observó esta mejora», añade.

La temperatura el día de la recolección de óvulos no afectó las posibilidades de un nacimiento vivo. Sin embargo, las posibilidades de una tasa de nacidos vivos disminuyeron en un 18 por ciento cuando los embriones se transfirieron en los días más cálidos (temperatura promedio de 14,5 a 27,8 0 C) en comparación con los días más fríos (0,1 a 9,8 0 C), y hubo un pequeño aumento de las tasas de aborto espontáneo, del 5,5 al 7,6 por ciento.

«Hay muchos factores que influyen en el éxito de un tratamiento de fertilidad, siendo la edad uno de los más importantes. Sin embargo, este estudio agrega más peso a la importancia de los factores ambientales y su influencia en la calidad del huevo y el desarrollo embrionario», detalla

De esta manera, los investigadores demuestran que los factores ambientales cuando los óvulos se están desarrollando son tan importantes, si no más, que los factores ambientales durante la implantación y el embarazo temprano.

«La optimización de factores como evitar fumar, el alcohol y otras toxinas y mantener niveles de actividad y peso saludables debe ser primordial. Sin embargo, los médicos y los pacientes también podrían considerar factores externos como las condiciones ambientales», añade el doctor.

Los factores que pueden desempeñar un papel en el aumento de las tasas de nacidos vivos después de la recolección de óvulos en el verano y durante más horas de sol incluyen la melatonina. Los niveles de esta hormona suelen ser más altos en invierno y primavera, y los óvulos tardan entre tres y seis meses en desarrollarse antes de ser liberados de los ovarios.

Las diferencias en los estilos de vida entre los meses de invierno y verano también pueden influir. El hallazgo de que las tasas de aborto espontáneo fueron más altas cuando la transferencia de embriones se realizó en los días más calurosos es consistente con los estudios epidemiológicos que muestran tasas más altas de aborto espontáneo en los meses de verano.

«Esto sugiere que los efectos negativos de las altas temperaturas están más relacionados con el embarazo temprano que con el desarrollo del óvulo», asevera el doctor Leathersich.

Fuente: infosalus.com

Web | + posts