Carballés pasará su cumpleaños enfrentando a Alcaraz: “Mi deseo será pasar a tercera ronda”

Más allá del resultado, el simple hecho de enfrentar a Carlos Alcaraz en un ATP Masters 1000 el mismo día del cumpleaños podría ser el regalo perfecto para muchos en el tour. Roberto Carballés Baena, sin embargo, sueña con uno aún más grande: “Mi deseo de cumpleaños será pasar a tercera ronda. Ojalá se cumpla. Sería un día muy bonito”, dice sonriente el nacido en Tenerife en 1993.

El No. 64 del PIF ATP Rankings viene visualizando su ‘regalo ideal’ de cumpleaños incluso desde el sorteo del torneo. A pesar de que no acostumbra ver en el cuadro más allá de su siguiente partido —por cábala y salud mental—, Carballés Baena recibió una notificación en redes advirtiéndole que estaba a un triunfo ante Aleksandar Vukic de medir al primer cabeza de serie del Miami Open presented by Itaú.

El ‘spoiler’ se convirtió en motivación.

Y después de su triunfo del jueves en tres sets, ahora está a un paso más de vivir el cumpleaños perfecto. El dos veces campeón del ATP Tour es consciente de que le espera uno de los partidos más difíciles de su vida (tiene récord de 0-2 ante jugadores en el Top 2), pero se aferra a varias razones para pensar que puede dar la sorpresa. La primera, el bagaje que tiene sobre Alcaraz.

Aunque nunca lo ha enfrentado, pocos conocen como Carballés Baena de lo que el murciano es capaz. “A Carlitos lo vi jugar por primera vez en Murcia. Tenía unos 15 años, y la pista estaba a reventar. Sí que se le notaba muy flaquito y que le faltaba a nivel físico. Pero tenía una velocidad de bola que no era normal para alguien de su edad. Y sí que se le veía una mentalidad diferente. Y luego la progresión que ha tenido a mí me sorprendió. Pensé que iba a sufrir físicamente, pero en poco tiempo se puso a un nivel muy alto”.

Además de su talento como tenista, también pueda dar fe de sus cualidades como persona. “Carlitos sigue siendo el mismo que conocí cuando él tenía 15 años. Es un tío de diez puntos, súper sencillo, simpático, siempre está con una sonrisa, no ha cambiado mucho”. El campeón de dobles juniors en Roland Garros 2011 sabe perfectamente lo que tendrá en frente el sábado.

Lo que sí resulta paradójico es que a pesar de varios años de amistad y de varias prácticas juntos nunca se hayan enfrentado en una pista de tenis. En otros ámbitos sí que han sido rivales. “La última vez que jugué contra él fue al golf y le gané, así que espero que este sábado salga un poco asustado y presionado por tener que mejorar su historial contra mí”, dice Carballés en broma.

“Jugamos junto a [Pablo] Carreño hace unos dos años en Indian Wells y le gané. Carlitos me ha dicho que ha mejorado y que cuándo volvemos a jugar. Íbamos a hacerlo hace unos días en Indian Wells, pero no pudimos. Es muy competitivo, como todos nosotros los tenistas que queremos ganar hasta en parchís”. Esa misma competitividad que los representa a ambos es la que hace a Roberto ilusionarse con el batacazo en el Hard Rock Stadium.

Otra razón que tiene para ilusionarse es su gran estado de forma en pistas rápidas, unas condiciones en las que venció al No. 4 Holger Rune en la más reciente edición del US Open. “De chiquitico jugaba mucho en rápida, pero luego de los 14 a los 22 no jugué casi nada, solo tierra. Y ahora me estoy sintiendo más cómodo en pistas rápidas que en tierra”.

“Y acá en Miami siempre he jugado bien”, continúa el tercer español mejor ubicado en el escalafón. “Me gusta la pelota con que se juega. Y la pista es rápida, pero lenta. Es decir, no es como Australia donde la pista es hielo y la bola va rapidísima. La pista acá te deja jugar, la bola no vuela mucho pero tampoco se queda muerta, algo que a mí me afecta. En realidad, acá me encuentro muy cómodo jugando”.

Todo parece alineado para que Carballés Baena pase un cumpleaños feliz en el Hard Rock Stadium. Un triunfo lo volvería simplemente inolvidable.

Fuente: ATP

Web | + posts