La fruta que protege a tu perro de la enfermedad de las encías, pero no de cualquier manera

La enfermedad de las encías es muy habitual en perros, por lo que se aconseja lavarles los dientes, pero a veces puede ser mejor el extracto de granada disuelto en su agua.

Cada raza de perro tiene más o menos predisposición a diferentes patologías. Sin embargo, si hay una afección que parece tocarles a prácticamente todos, es la enfermedad de las encías. Se calcula que alrededor del 80% de los canes mayores de tres años acaban desarrollándola. Y no solo supone molestar a nivel estético. También puede ser doloroso, provocar pérdida de piezas dentales e incluso aumentar la probabilidad de padecer enfermedades del corazón. Por eso, los veterinarios recomiendan a los amigos humanos de los perros que les laven los dientes. Algunos lo hacen con la regularidad necesaria, otros se dejan caer y, sobre todo, hay quien lo intenta pero no lo consigue, porque al perro no le hace demasiada gracia.

Para intentar solucionar este problema, existen alternativas, como el uso de enjuagues bucales que ayudan a evitar la acumulación de sarro. Y para la fabricación de esos enjuagues, la clave puede estar en nuestras cocinas. Concretamente en el frutero.

Ya se sabía, por estudios realizados en humanos, que el extracto de granada ayuda a reducir la placa dental. Por eso, ya existen productos que se disuelven en el agua de beber de los perros para ayudarles a prevenir la habitual enfermedad de las encías. Ahora, un equipo de científicos de la empresa Virbac, especializada en salud veterinaria, ha probado uno de estos productos, en un ensayo aleatorizado y ciego, para concluir que, efectivamente, los beneficios en nuestros amigos peludos son notables cuando se recurre al extracto de granada.

Extracto de granada para cuidar la salud bucodental

En 2006 se llevó a cabo un estudio dirigido a comprobar los efectos del extracto de granada en la reducción de la placa dental. Los participantes, hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 9 y los 25 años, se dividieron en 3 grupos. En el primero se realizaron enjuagues con agua destilada, en el segundo con clorhexidina y en el tercero con extracto de granada.

Como cabía esperar, el agua destilada no aportó ningún beneficio, mientras que la clorhexidina y el extracto de granada sí que ayudaron a reducir la placa dental. Pero lo que más llamó la atención de los autores de esta investigación es que el extracto de granada redujo las poblaciones bacterianas en un 84%, una cifra mayor que el 79% que redujo la clorhexidina. Esta última es el ingrediente principal de muchos enjuagues bucales, por lo que los efectos de la granada podrían considerarse realmente buenos.

Las causas de la enfermedad de las encías en perros no son muy diferentes a las de los humanos. Por eso, tras la publicación de aquel estudio, el extracto de granada, totalmente seguro para los canes, comenzó a verse como una alternativa al complicado cepillado de dientes. O al menos un buen complemento.

Agua aliñada para prevenir la enfermedad de las encías

Los autores del estudio, que se acaba de publicar en Frontiers in Veterinary Science, realizaron su investigación con 40 perros con gingivitis de leve a moderada, pertenecientes a 14 razas cuyos tamaños variaban de un yorkshire a un husky de Alaska.

Todos ellos se sometieron a una limpieza dental y de encías bajo sedación. Pero, después, para el mantenimiento, no se les cepillaron más los dientes.

Solo se les dio agua, bien sola, bien con el producto de extracto de granada disuelto en ella. Durante 30 días, se les dio a beber todo lo que ellos quisieran y después se volvieron a analizar los niveles de sarro y la salud de las encías.

La decisión de darles agua o el extracto de granada fue al azar, de ahí que sea un ensayo aleatorio. En cuanto al hecho de que sea ciego, se debe a que el investigador que les proporcionó el agua tampoco sabía si se trataba de una opción o la otra. Así, se evitan sesgos involuntarios procedentes de un cambio inconsciente en la forma de proceder.

Los resultados fueron muy esclarecedores, ya que los que tomaron el extracto de granada tuvieron un 47% menos de sarro y también una mejor salud de las encías. Por lo tanto, se puede decir que el aditivo en el agua había funcionado, incluso sin necesidad de más cepillado.

¿Valdría con la fruta entera?

La granada no es una fruta tóxica para los perros, como sí pueden ser las uvas. Sin embargo, los granos que componen la fruta son difíciles de digerir, de modo que pueden causarles malestar estomacal y vómitos, entre otros síntomas digestivos.

Por eso, no se les debe dar la fruta entera para protegerles de la enfermedad de las encías. Al fin y al cabo, el suplemento que se añade al agua es el extracto de la fruta. Sería lo que en medicina se conoce como principio activo: la sustancia o sustancias que producen un beneficio concreto.

El extracto tiene este principio concentrado. Como consecuencia, si les damos la fruta entera, no solo podremos causarles problemas digestivos. También les estaremos dando una dosis mucho más baja de lo que realmente necesitan.

Por eso, si tu perro corre riesgo de padecer enfermedad de las encías y se te hace un mundo cepillarles los dientes, puedes hablar con tu veterinario sobre este tipo de suplementos. Probablemente, tanto tu amigo peludo como tú lo acabéis agradeciendo.

Fuente: hipertextual.com

Web | + posts